"COBARDES SOMOS MUCHOS, COBARDES FURIOSOS, MUCHOS MÁS"

|

Entrevista al periodista Carlos Fonseca que ha publicado Tipos Infames (Temas de Hoy) sobre los grupos que han salido ganando con la crisis

David Noriega, en eldiario.es

Con nombre y apellidos. El periodista Carlos Fonseca desenmascara en su nuevo libro, Tipos Infames (Temas de Hoy), a "los políticos, banqueros y empresarios que se están forrando con la crisis". Lo hace como "un indignado más y como una víctima de la crisis, como uno de los 11.000 periodistas que han perdido su puesto de trabajo", reconoce.

Y, precisamente, que "esté escrito como un periodista cabreado" hace que sobre este Tipos Infames, "por encima del cabreo, los que mandan sean el rigor y los datos", recalca Fonseca.

El libro es una declaración de intenciones contra esas personas que se han aprovechado de la crisis. ¿Han utilizado los poderosos la situación económica como excusa para seguir ganando dinero?

No podemos reducirlo de esa manera. Hay una crisis real. No es que se haya provocado para ganar dinero. Otra cosa es ver qué soluciones se buscan y cómo se distribuyen los esfuerzos. Lo que el libro pone de manifiesto es que todos aquellos que piden austeridad y exigen sacrificios a los ciudadanos, no se los aplican a sí mismos. Y desde esas posiciones en las que pontificas para los demás, pero no para ti, es muy sencillo hacer propuestas.


¿Ha recaído toda la carga sobre el ciudadano de a pie?

Obviamente. Por poner algún ejemplo, desde la reforma laboral de Zapatero, en su segunda legislatura, la edad de jubilación pasó de los 65 a los 67 años. Ahora, en otra de las reformas de Rajoy se han bajado el coste de las indemnizaciones; se ha subido el IRPF como una medida temporal y ahí sigue; ha subido el IVA del 15 al 21% y en algunos casos productos que pagaban el 8 han pasado también a pagar el 21%; se privatiza la Sanidad y la Educación. Son todo servicios que afectan a los ciudadanos.

A los banqueros no es solo que no les hayan subido el impuesto de sociedades, es que se les bajó del 35 al 30%. Pero es que ni siquiera pagan el 30%. Este impuesto se paga sobre los beneficios, pero hay tal cantidad de deducciones que, para que nos hagamos una idea, al final sale un tipo impositivo de en torno al 16%. Un trabajador que tenga entre un euro y 17.000 de base imponible paga un 24%. Obviamente, no parece que sea muy razonable.

NACE LA PRIMERA ASOCIACIÓN DE MERCADOS SOCIALES

|

María Muñoz, en eldiario.es

“Queremos crear espacios de cooperación entre entidades que fomenten una producción y un consumo justo, ecológico, inclusivo social y solidario y dar a conocer a los consumidores otra forma de establecer relaciones económicas que fomenten prácticas más justas y democráticas”, explica Susana Ortega, secretaria técnica de la primera Asociación de Redes de Mercado Social, que se ha constituido hace apenas dos meses con los mercados de Aragón, País Vasco, Navarra y Madrid y en breve también se incorporarán los de Islas Baleares y Cataluña.

Ortega explica que hace unos años vieron cómo por ejemplo las personas que consumían productos a través de comercio justo no depositaban su dinero en entidades de banca ética y viceversa. “Había muchas cooperativas, empresas de inserción social u otras que ofrecían servicios bajo un punto de vista sostenible que estaban dispersas y que no llegaban a los consumidores”, señala Ortega, quien subraya que así fueron naciendo los mercados sociales.

CONSTRUIR DIFERENTE

|

COOP57 SERVICIOS FINANCIEROS ÉTICOS Y SOLIDARIOS

Boletín Coop57, número 25

Coop57, desde sus inicios, ha querido buscar los mecanismos que dieran respuesta a las necesidades del cooperativismo y, después, de la economía social y solidaria. Desde el estallido de la crisis financiera, en 2008, Coop57 ha optado por remar a contracorriente. Y no por ningún capricho, sino porque hoy en día, actuar con sentido común coincide con caminar en dirección contraria a los mecanismos dominantes del poder económico.

Llevamos seis años de crisis financiera. Y seguimos. Hasta la fecha, la factura del rescate bancario en el Estado español ya nos ha costado 220.000 millones de euros, entre ayudas directas e indirectas. El objetivo declarado era sanear el sistema financiero español para que fluyera el crédito hacia la economía productiva. ¿La realidad? Los créditos inferiores a un millón de euros a empresas no financieras ha caído un 66% desde el inicio de la crisis. No hay dinero, nos dicen. Tampoco es verdad. Las entidades de crédito españolas acumulan hasta 300.000 millones de euros en deuda pública, ganando cientos de millones de euros con un segundo rescate bancario encubierto. No se han utilizado las ayudas públicas para financiar a la economía productiva.

Ante esta paralización de la financiación de la economía productiva por parte de las entidades financieras convencionales, Coop57 ha pretendido, contrariamente a ello, abrir el grifo del crédito tanto como ha podido, asumiendo el riesgo implícito en esta decisión ya que así lo requería el contexto.

Se han concedido, desde 2008, casi 1.000 préstamos por valor de más de 35 millones de euros. Y uno de los valores más grandes, más allá de los préstamos concedidos, han sido las poquísimas denegaciones de financiación que se han hecho. El objetivo es ser operativos, entender el momento y ofrecer soluciones a las necesidades financieras de las entidades de la economía social y solidaria, siempre actuando con rigor y responsabilidad. Se ha podido ayudar para que sigan desarrollando sus proyectos y, en muchos casos, evitar su cierre y no seguir engordando los datos de desempleo y adelgazando el número de proyectos que trabajan para aportar valor social en nuestra sociedad.

Y la crisis, por mucho que nos intenten convencer, no se ha acabado. Apenas sigue, y nos quedará el paisaje devastado después de la tormenta de lo que es un nuevo episodio de la ofensiva neoliberal para colonizarlo todo ya todos. La gran banca está recuperando, rápidamente, sus tasas de beneficios. El año 2013 cerró con cerca de 9.000 millones de euros de beneficios para el conjunto de las entidades financieras españolas. ¿Pero eso se devolverá y revertirá en un beneficio para la mayoría social de este país? No hace falta ni responderlo.

El contexto más reciente nos evoca un escenario donde se recortan derechos sociales fundamentales, amordazándonos en nombre de la “seguridad” ciudadana, abortando el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo y poniendo muros mortales a las personas que, desesperadas quieren buscar otro futuro mejor. La pobreza severa afecta ya a tres millones de personas en el Estado español y se ha duplicado desde el inicio de la crisis, las tasas de desempleo se mantienen por encima del 25% e, incluso, un 13% de las personas que trabajan viven bajo el umbral de la pobreza. Todo ello coincide con una polarización de la riqueza. De esta crisis, los ricos salen más ricos y los pobres, salen más pobres y mucho más numerosos.

El diseño del sistema económico y social no está pensado para conseguir el bienestar de la mayoría. Coop57 quiere ser una herramienta al servicio de esa mayoría para darle la vuelta a la situación. Por lo tanto, hay que seguir trabajando a contracorriente como se ha hecho hasta ahora e, incluso, mejorarlo. Y será necesario construir. Y construir diferente. Hay que dar un paso adelante y empezar a tener una actitud activa para el desarrollo de la economía social a nivel local. Tenemos que ayudar a tejer las sociedades a nivel local y facilitar la generación de nuevos proyectos económicos, democráticos y sostenibles, que generen empleo y riqueza, siempre en clave cooperativista y de economía social y solidaria, ya que esta es la manera en que estamos convencidas de que más y mejor se repartirá esta riqueza creada.

Coop57 quiere empoderar el tejido de base para que piense y construya la sociedad donde quiere vivir. Y este reto tan ambicioso sólo se podrá hacer con la implicación de toda la base social de Coop57. Este debe ser el punto de partida para llegar a un nuevo encuentro de socios de Coop57 en la primavera de 2015. Allí será un punto de inflexión para que pongamos en común la reflexión y el trabajo que podamos empezar a hacer desde ahora mismo hacia definir aquellas estrategias que sirvan para construir otras opciones y otros modelos que permitan, a la mayoría, vivir de manera digna.

MEDIACIÓN EN EL CASCO HISTÓRICO

|

Seguimos en el Casco Histórico de Zaragoza, muy bien acogidas en esta ocasión por la asociación de mediadoras y mediadores interculturales, AMEDIAR, que nos recibieron en su sede de la calle San Pablo y nos hablaron entre otras cosas de sus nuevos proyectos que incluyen un cambio de local y una apuesta clara por implicarse mas en Coop57, de todo ello tendremos pronto noticias todas las personas y entidades vinculadas a la cooperativa.


Podemos verles junto a sus colaborador@s l@s en esta foto

LA SEGUNDA REPÚBLICA: DE LA FIESTA POPULAR AL GOLPE DE ESTADO

|

Julián Casanova, en El País

“Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo”, dejó escrito el rey Alfonso XIII en la nota con la que se despedía de los españoles, antes de abandonar el Palacio Real la noche del martes 14 de abril de 1931. Cuando llegó a París, comienzo de su exilio, Alfonso XIII declaró que la República era “una tormenta que pasará rápidamente”. Tardó en pasar más de lo que él pensaba, o deseaba. Más de cinco años duró esa República en paz, antes de que una sublevación militar y una guerra la destruyeran por las armas.

La República llegó con celebraciones populares en la calle, mucha retórica y un ambiente festivo donde se combinaban esperanzas revolucionarias con deseos de reforma. La multitud se echó a la calle cantando el Himno de Riego y La Marsellesa. Allí había obreros, estudiantes, profesionales. La clase media “se lanzaba hacia la República” ante la “desorientación de los elementos conservadores”, escribió unos años después José María Gil Robles. Y la escena se repitió en todas las grandes y pequeñas ciudades, como puede comprobarse en la prensa, en las fotografías de la época, en los numerosos testimonios de contemporáneos que quisieron dejar constancia de aquel gran cambio que parecía tener algo de magia, llegando de forma pacífica, sin sangre.

A la República la recibieron unos con fiesta y otros de luto. La Iglesia católica, por ejemplo, vivió su llegada como una auténtica desgracia. Con luto, rezos y pesimismo reaccionaron, efectivamente, la mayoría de los católicos, clérigos y obispos ante esa República celebrada por el pueblo en las calles. Y era lógico que así lo hicieran. Como lógico era también que mostraran su desconcierto y estupor todos esos terratenientes ennoblecidos y muchos industriales y financieros con título nobiliario, que perdieron de golpe al rey, su fiel protector, al que muchos de ellos abandonaron en las últimas semanas de su reinado.

YA ESTAMOS EN EL "TODO VALE" DE LAS CAMPAÑAS ELECTORALES

|

El "aquí ya no pasa nada" que Rajoy y los suyos quieren meternos hasta el tuétano es simplemente una falacia, aunque haya indicios de que está calando en algunos sectores de la ciudadanía, que empiezan a asumir que esto es lo que hay y mejor no darle muchas vueltas

Carlos Elordi, en eldiario.es

Superado el trámite de la petición catalana en el Congreso –sin avance político alguno en la cuestión–, la campaña electoral ha comenzado. Su primer paso es el de las europeas. Pero no se interrumpirá tras éstas. Sino que empalmará con las municipales y autonómicas y luego con las generales: para los partidos, y, sobre todo, para los que más se juegan, no tiene sentido parar y luego ponerse en marcha durante tan breves intersticios. En suma, que vienen, han empezado ya, 18 meses en los que la vida política –o, cuando menos, la parte de ésta que aparece en los medios– será únicamente una batalla de imagen que arramblará con todo lo demás, o que lo deformará en gran medida.

La lógica de los partidos y la del sistema –las elecciones son el momento culminante de la vida democrática– conducen inevitablemente a eso. Pero en una democracia tan deteriorada como la española cabe preguntarse si ese paréntesis tan largo del desenvolvimiento normal de la política –es decir, del debate, la negociación y el eventual entendimiento entre las distintas posiciones– es lo que el país necesita. Y también, lo cual no es menos inquietante, si la ciudadanía está dispuesta a asumir la parte que le toca en ese juego nada menos que tres veces seguidas en un año y medio.

NOS ACERCAMOS A LAS ENTIDADES SOCIAS

|

En Coop57 Aragón nos hemos propuesto estar cerca de las entidades socias y también de las personas socias colaboradoras.

Para ello, estamos realizando encuentros periódicos con socios y socias con el objetivo de compatir y debatir juntas. Y mantenemos una información continuada a través de correo electrónico y boletines.

Esta primavera queremos realizar una ruta especial visitando a las entidadessocias para ver y sentir la riqueza de su gente y su trabajo.

Las entradas de este blog (http://coop57primaveraviajera.blogspot.com.es/) pretenden ser una ventana abierta para que estas visitas sean los mas compartidas posible.



COMIENZA LA RUTA

Empezamos la ruta con la Asociación socioeducativa Gusantina, cuya sede se encuentra en el caso antiguo de Zaragoza y que entre sus valores destacanla diversidad y la diferencia como riqueza colectiva.

Dinamizan el ocio, con especial dedicación a la infancia, a través de la gestión de un centro de tiempo libre y la dinamización social de la educación de calle en el barrio de la Madalena de la capital aragonesa.
Disponen de espacios de ludoteca, biblioteca y también de espacios para adolescentes

Participan en la red municipal de entidades que trabajan con inmigración, colaboran con otras entidades del ámbito de infancia y están muy implicadas e integradas en el entorno del barrio de la Magdalena.

Os dejamos el enlace a su blog por si no l@s conocéis:http://gusantina.blogspot.com.es/

 

©2009 COOP57 | Template Blue by TNB