LA FALTA DE VERGÜENZA

|

Ignacio Escolar , en eldiario.es

La falta de varón no es un problema médico”, dice Ana Mato mientras demuestra que la falta de vergüenza tampoco es un problema para gobernar. La ministra del confeti, de Eurodisney y de la Sanidad no piensa dar marcha atrás: dejará a las parejas lesbianas y a las mujeres solteras sin acceso a las técnicas de reproducción asistida en la Seguridad Social. Lo presenta como un recorte de gasto cuando es un recorte de derechos. No es un problema presupuestario sino un ajuste ideológico: un tijeretazo discriminatorio que pretende castigar a aquellos modelos de familia que no encajan en su católico patrón moral.

En el Ministerio han intentado borrar pruebas para al menos disimular. Han eliminado de la redacción inicial de la ley la frase donde reservaban estos tratamientos para “parejas integradas por mujer y hombre”. En la práctica, con una nueva excusa, llegan a la misma conclusión: que solo las familias como manda Rouco Varela tendrán derecho a que la Seguridad Social les pague un tratamiento de inseminación artificial.

“La financiación pública debe ser para la curación”, asegura la ministra, que plantea una falacia monumental. Es discutible si la Seguridad Social debe financiar las técnicas de reproducción asistida –yo estoy a favor, pero ese debate es otro–. Pero si asumimos que el dinero público debe cubrir esta prestación, no se puede discriminar a las parejas homosexuales sin romper con el principio de igualdad. Una pareja de lesbianas puede hoy, gracias a la ciencia, ser madres aunque falte el varón. Quienes argumentan que esto va contra la naturaleza olvidan que no hay nada más natural que morir antes de cumplir los treinta o parir con dolor.

Una última pregunta para Ana Mato: ¿La falta de papeles es un problema médico o es que cuando son inmigrantes aplicamos otro código moral?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©2009 ECONOMÍA PARA LAS PERSONAS | Template Blue by TNB