CONSEJO EUROPEO, UN DEBATE TRAMPOSO

|

Joan Coscubiela, en elperiodico.com

Este martes, 28 de junio, el Congreso debatió dos Proposiciones No de Ley (PNL) sobre el próximo Consejo Europeo. Una, votada por PP, PSOE, CiU, PNV y UPyD y otra presentada por Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA, CHA). Y como es habitual en estos casos, se discutió más del envoltorio --un supuesto Pacto de Estado sobre Europa-- que de los contenidos de las propuestas presentadas.

Desgraciadamente, el debate no ha servido ni para que la ciudadanía conozca qué está en juego en el Consejo Europeo ni cuáles son las propuestas de cada grupo. Por eso quisiera aportar mi pequeño grano de arena a lo que, en condiciones de democracia plena, debiera ser una participación activa y crítica de la ciudadanía. Lo primero sería advertir que el Congreso debatió sobre unos futuros acuerdos que, al menos en su arquitectura básica, están ya encarrilados. Porque el Consejo ratificará aquello que los “sherpas” de los Estados han preparado previamente. Y aunque sin duda siempre quedan flecos (sobretodo cuando se trata de distribuir recursos), en lo fundamental está “todo el pescado vendido”. Lo que me lleva a pensar que en el fondo la PNL de PP y PSOE no pretende incidir en el debate del Consejo Europeo, sino que es un fin en sí mismo.
TEMAS DE DEBATE

Este Consejo Europeo, que lleva un año (desde junio del 2012) presentándose como el del gran salto adelante en la unión bancaria, va a debatir sobre cuatro grandes bloques:

1.- El primer bloque trata de las recomendaciones de la Unión Europea en relación al Programa Nacional de Reformas de 2013 para España. Son públicas desde hace días y lo más importante es que contienen el listado de Reformas que el Gobierno español se compromete a desarrollar. Algunas son conocidas, las referidas al mercado de trabajo o la Seguridad Social. Otras, como el Proyecto de Ley de Unidad de Mercado, están solo anunciadas, y me produce una gran curiosidad saber cómo CIU justificará que ayer diera su apoyo a una estrategia que contiene este compromiso para, en unas semanas o meses, poner el grito en el cielo cuando se aprueben.

Lo más significativo políticamente es que estas recomendaciones forman parte de un pack que incluye la flexibilización del déficit público de España. La filosofía con la que Rajoy ha abordado las negociaciones con la Troika parten de un supuesto intercambio: se nos afloja el dogal del déficit --por otra parte de imposible cumplimiento-- a cambio de que nosotros nos pongamos los grilletes de las contrarreformas a perpetuidad. Curioso intercambio porque nuestra deuda pública es en gran parte consecuencia de la asunción por el Estado de la deuda privada financiera. Y porque la flexibilidad que nos “otorgan” es para pagar a los acreedores internacionales, a los que el pacto Zapatero-Rajoy consideró preferentes en sus derechos, y que parece quieren salir de la crisis sin un rasguño.

A pesar de ello, PP, PSOE, CiU, PNV y UPyD parecen desconocerlo, porque en la PNL aprobada se refieren a las recomendaciones de la UE solo en relación al objetivo de déficit y no a la exigencia de nuevos recortes sociales y reformas, por otro lado muy explicitados en el texto de la recomendación que aprobará el Consejo Europeo.

2.- El segundo bloque de temas que discutirá el Consejo Europeo se refiere a la creación de una unión bancaria, comprometida ya el junio de 2012. Y de momento lo que se sabe es que esta unión, que iba avanzando a trompicones, acaba de ser bloqueada por el Eurogrupo en la reunión de este fin de semana pasado. Prácticamente no se va a producir ninguno de los avances marcados hace un año. Parece que sí va a crearse un organismo único de supervisión bancaria que ejercerá el BCE, pero continaan bloqueadas las directivas europeas para armonizar la normativa sobre gestión de futuras crisis bancarias y también la de reforma y armonización de los Fondos de Garantía de Depósitos (los que supuestamente dan garantía a los ahorros de hasta 100.000 euros). Por supuesto, ningún avance en la creación de un mecanismo único de resolución (reestructuración o cierre de bancos en crisis).

Un año después de las falsas promesas de Rajoy en el sentido de que se acordaría un procedimiento de ayuda directa de la UE a los bancos, sin pasar ni comprometer a los Estados, todo está igual. Y por supuesto la falsa promesa que los 42.000 millones de euros del MEDE, avalados por España, dejarían de contar como déficit público, no está claro que se concrete. Van a continuar siendo los Estados quienes respondan por sus sistemas financieros, por otra parte globalizados en el reparto de sus beneficios. Y lo que es peor, parece que los acuerdos del Eurogrupo profundizan en la disgregación del sistema financiero europeo. Y ello va a significar un mayor coste en la financiación de las pymes y familias para los países en problemas, como España. Exactamente lo contrario de lo que según el portavoz de CiU era la razón por la que votaban a favor de esta propuesta. Insisto en que todo eso lo sabían quienes votaron la PNL dando apoyo al Gobierno español para que afronte, se dice, un cambio en las políticas europeas. Eso sí, sin abordar los temas de fondo.

3.- Un tercer bloque tiene que ver con lo que se conoce como estrategia de crecimiento y de empleo. En este sentido la PNL bipartidista pretende hacer creer que del Consejo Europeo puede salir una estrategia en favor del empleo, sin que ello comporte un cambio radical en las políticas derivadas del pacto de estabilidad. Eso es materialmente imposible. Si se insiste en querer reducir drásticamente el déficit público, la consecuencia segura es agravar la recesión. Y de nada sirven los 6.000 millones de euros que parece se van a comprometer. Sobre todo porque estos recursos para el empleo juvenil son los mismos que ya han salido en 12 fotos anteriores y que de momento nadie ha visto. Es tal el escándalo provocado por estos “trileros” que hasta el presidente de la Comisión, Durao Barroso, les ha llamado la atención por sus comportamientos poco edificables, al vender varias veces los mismos recursos, sin que hasta ahora nadie haya visto ni un euro.

4.- El cuarto bloque que se tratará en el Consejo Europeo es el referido al Tratado de Libre Comercio entre Unión Europea y Estados Unidos. Una vez más aparece el debate sobre las dos concepciones de la UE. Frente a la necesidad de avanzar en la construcción política de la Unión Europea, la derecha y los poderes financieros se niegan a ello. Y su respuesta es ampliar la zona de libre comercio con EEUU sin avanzar en la unión política. Curiosamente, éste que es uno de los temas más trascendentes no ha aparecido en el debate del Congreso, ni tan siquiera en la propuesta de PNL aprobada.
LA PROPUESTA DE LA IZQUIERDA PLURAL

Quien haya seguido el debate habrá comprobado que a pesar de que PP, PSOE, CiU, PNV y UPyD han votado el mismo texto, su explicación parecía referirse a contenidos distintos. El caso extremo ha sido la explicación de CiU, lo más parecido al cuento de la lechera del Consejo Europeo. Si alguna pyme o autónomo estaba siguiendo el debate, pueden haber pensado que el tema de la financiación de las empresas se va a resolver en una semana.

Pues bien, en este escenario, el grupo de la Izquierda Plural presentó su propia propuesta. Y de ella quisiera destacar algunos de sus aspectos centrales. Proponemos, la derogación de la reforma del artículo 135 de la Constitución acordada por Zapatero y Rajoy. Sin quitarnos estos grilletes, que obligan a dar prioridad a los acreedores y que establecen un rígido y fundamentalista control del déficit, todas las declaraciones de cambiar la orientación de las políticas son música celestial. Proponemos derogar el pacto de estabilidad que es la concreción práctica de estos grilletes y sustituirlo por otro más creíble y sostenible, en el que la estabilidad no esté vinculada solo a la reducción de gastos, sino a la mejora de los ingresos, para lo que resulta vital una reforma fiscal en profundidad, que acabe con las muchas zonas oscuras de nuestro sistema fiscal y contribuya a acabar con los búnkeres (paraísos fiscales). Proponemos también la renegociación del Memorando de Entendimiento, de manera que los compromisos adoptados no lleguen al extremo de tener a nuestras instituciones democráticas intervenidas y sin soberanía alguna. Y por último planteamos la necesidad de proceder a un proceso ordenado de reestructuración (quita y mora) de la deuda pública y privada de los países acreedores.

POLO POLÍTICO EN EL SUR DE EUROPA

Ayer, se nos llamó ingenuos por hacer estas propuestas, que por cierto defienden economistas como Roubini y otros. Sinceramente, más ingenuo me resulta que alguien crea que es posible pagar íntegramente la deuda en los términos que está establecida, sin condenar a estos países a una recesión crónica de décadas y someterlos a niveles de pobreza insostenibles. O que es posible reorientar las políticas europeas, manteniendo vigente del artículo 135 de la CE. Sin duda, todo es discutible, pero prefiero la ingenuidad de los que intentamos cambiar las cosas a la ingenuidad de creer que haciendo lo mismo que durante 6 años de crisis se van a conseguir resultados distintos.

Somos conscientes que nuestras propuestas no son fáciles de articular políticamente y menos en un solo país. Por eso hace tiempo que venimos trabajando en la construcción de un polo político alternativo del sur de Europa. Puede ser también ingenuo, pero creo que mucho menos ingenuo que pensar que haciendo piña con la derecha del Partido Popular se van a cambiar las cosas o revertir los procesos. Cada uno escoge la manera en que quiere ser ingenuo y ayer cada grupo político tomó legítimamente un camino.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©2009 ECONOMÍA PARA LAS PERSONAS | Template Blue by TNB