HAMBURGO VOTA POR LA RENACIONALIZACIÓN DE SU RED ELÉCTRICA

|

Thilo Schäfer, en La Marea

Coincidiendo con las elecciones federales en Alemania del domingo pasado, los ciudadanos de Hamburgo votaron en un referéndum a favor de que el gobierno regional recomprara la red de electricidad y de gas que había sido privatizada hace tiempo. La propuesta promovida por la plataforma ciudadana Unser Hamburg-unser Netz (Nuestro Hamburgo-nuestra red) fue aprobada por el 50,9% de los votantes.

Este miércoles, el Senado de la ciudad hanseática, la más rica del país, se ha reunido para explorar cómo se pondrá en práctica el proceso de renacionalización. No será fácil ya que las empresas propietarias, las multinacionales energéticas Eon y Vattenfall, se defenderán con todos los instrumentos legales y su considerable poder de lobby.

Los promotores de la iniciativa esbozaron varios argumentos para la necesidad de que las redes de esta ciudad-estado de 1,7 millones de habitantes vuelvan a manos públicas. Dicen que los beneficios y las decisiones estratégicas sobre tarifas y puestos de trabajo deberían responder a las necesidades de los habitantes de la ciudad en vez de depender de grandes empresas que, evidentemente, se deben a los intereses de sus accionistas. Además, acusan a Eon y Vattenfall de apostar demasiado por la energía nuclear –aunque su fin esté programado para 2022 en Alemania- y las centrales de carbón, más que por energías renovables.

El éxito de la iniciativa en el referéndum del domingo tiene más mérito aún dado que sólo contaba con el apoyo de los verdes y de Die Linke, la formación de izquierdas. Los democristianos de la CDU de la canciller Angela Merkel, los liberales del FDP y los socialdemócratas (SPD) estaban en contra de la renacionalización de las redes. Hamburgo es el único de los 16 estado federados de Alemania donde el SPD gobierna con mayoría absoluta (desde 2011).

El alcalde-presidente, Olaf Scholz, ya había negociado la compra de una participación del 25,1% de la red, algo que consideraba suficiente para garantizar el interés público en la empresa. Pero la iniciativa, que contaba con el apoyo de sindicatos, organizaciones de consumidores y partes de la iglesia protestante, no comparte este argumento de Scholz.

La ley alemana permite este tipo de referendos, ques on promovidos por los ciudadanos, solo a nivel regional pero no a nivel federal, aunque hay presiones para cambiarlo. En este sentido, el éxito de la iniciativa en Hamburgo también es un empujón para más participación directa en la política. „Se trata de un hito para la democracia“,, celebró el portavoz de la iniciativa de Hamburgo, Manfred Braasch.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©2009 ECONOMÍA PARA LAS PERSONAS | Template Blue by TNB